Los neumáticos en la Fórmula E

Un innovador aspecto de la Fórmula E son sus neumáticos, que durante las dos primeras temporadas serán suministrados por el proveedor oficial del campeonato, la francesa Michelín.

Con el propósito de optimizar la eficiencia, tan importante en los vehículos eléctricos, los MICHELIN Pilot Sport EV se han ideado específicamente para la Fórmula E, diseñados con un perfil bajo y para ser montados en llantas de 18 pulgadas, convirtiéndose de este modo en la primera competición internacional de monoplazas que emplean esta medida y dándole una apariencia novedosa al vehículo. En concreto, las dimensiones de los neumáticos son 245/40 R18 para los delanteros y 305/40 R18 para los traseros. Las dimensiones de estos neumáticos, coincidentes con muchos vehículos de calle, facilitarán la aplicación, en estos últimos, de los avances y nuevos conocimientos que se desprendan de los datos obtenidos de la competición.

Además, será un único tipo de neumático el que se suministrará durante todo el campeonato, por lo que están construidos para trabajar tanto en seco como en mojado y en todo tipo de temperaturas. Sólo se exceptuaría para el caso de lluvia extrema, suministrándose para tal caso un tipo de neumático específico, que sólo se podrá usar una vez lo decida el director de carrera. En lo referente al inflado, sólo está permitido que se emplee aire, estando prohibida cualquier alteración que se pudiera realizar sobre el mismo. También hay que destacar que la organización prohíbe la utilización de calentadores o cualquier dispositivo similar que se pudiera emplear para calentar o mantener la temperatura del neumático.

En cuanto a su vida útil, han sido desarrollados para tener una gran longevidad sin perder fiabilidad, estando preparados para soportar todo el día de competición sin necesidad de cambio. Por ello, para cada ePrix cada piloto sólo podrá usar como máximo cinco neumáticos delanteros y cinco traseros, lo que se traduce en que tras equipar sus dos monoplazas, dispondrá tan sólo de un neumático de recambio delantero y otro trasero, que además deben haber sido usados en el ePrix anterior.

Todas estas características hacen que los neumáticos empleados en la Fórmula E supongan un ahorro en costes comparándolos con otras competiciones en las que se emplean un gran número de neumáticos en cada prueba, lo cual formaba parte de lo exigido por Michelin en el contrato firmado con la FIA para convertirse en proveedor único para la competición.

La idea de Michelin ha sido, desde un inicio, conseguir un neumático que pudiera ser montado en vehículos de calle, por eso mismo fabricaron un neumático para condiciones de pista mixtas, sin optimización de temperatura previa a la carrera, con un perfil bajo y 18″ de diametro para mantener el consumo lo más bajo posible. Justamente lo mismo que podemos encontrar en muchos vehículos de calle a día de hoy.

Otra característica novedosa de estos neumáticos es la incorporación de un chip electrónico RFID. Estos chips, que son leídos por radiofrecuencia, además de facilitar la trazabilidad del neumático durante toda su vida, registrarán datos relativos a las condiciones de funcionamiento, como temperatura o presión, facilitando y agilizando la obtención de información.

Foto: Michelin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *