La Fórmula E no se detiene

Agag

Aunque se nos haga largo este período entre carreras, la Fórmula E no para. Una nueva competición, como es el caso de la Fórmula E, si quiere mantenerse en el tiempo no puede dejar de hacer planes de futuro y buscar vías para evolucionar.

Más de 180 ciudades de todo el mundo han mostrado interés en unirse a la Fórmula E

En esta línea han ido las declaraciones de Alejandro Agag que han ido trascendiendo en estos días. Por un lado, Agag ha afirmado que siguen evaluando las ciudades que acogerán algún ePrix en las próximas temporadas. Todo indicaba que había cierto interés de bastantes ciudades en acoger una prueba del campeonato de Fórmula E, pero lo que no esperábamos era que fueran más de 180 las ciudades de todo el mundo que en mayor o menor medida hubieran demostrado su interés.

También hemos conocido planes dirigidos a los aficionados de la Fórmula E. Uno de ellos consistiría en compartir a través de la aplicación oficial de la Fórmula E datos biométricos de los pilotos durante la carrera, de forma que se podría conocer en tiempo real su frecuencia cardíaca o sus niveles de estrés, y datos técnicos del vehículo, como por ejemplo, la carga restante de batería de los monoplazas.

FanboostOtros medios indican que, además, Alejandro Agag estaría en conversaciones con la FIA para modificar las reglas que rigen actualmente el FanBoost, de forma que la votación de los aficionados no finalizaría antes del inicio de la carrera, como sucede actualmente, sino que se ampliaría hasta unos minutos después de comenzada la carrera. De esta manera, el peso de la votación de los aficionados podría tener mayor importancia en el transcurso de la carrera. De todos modos, no deja de ser una intención de la organización de la Fórmula E, algo controvertida, y que la propia FIA no terminaría de ver claro.

También en el aspecto técnico ha habido mejoras. En este tiempo hemos tenido conocimiento de los trabajos desarrollados por Spark Racing Technology para mejorar el sistema de frenado de los monoplazas. En este tiempo de competición, los equipos se habrían dirigido a Spark, solicitando mejoras en el sistema de frenado en su conjunto y formas de administrar de una mejor manera la temperatura de los discos de carbono. Hay que recordar que los discos de carbono son muy sensibles a las temperaturas, por lo que un exceso de temperatura, o una excesiva refrigeración, disminuyen drásticamente el rendimiento de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *