Crónica del ePrix de Buenos Aires

daCosta

Muy interesante y divertido el ePrix de Buenos Aires, disputado hoy en Puerto Madero. Partía desde la pole Sébastien Buemi que parecía volver a ser el que dominó en los tests previos de la Formula E que se celebraron en Donington, siendo el único piloto que ha bajado del 1:09 en todo el ePrix argentino. Lo seguían en la parrilla de salida Jaime Alguersuari, que poco a poco parece que va resolviendo los problemas que decía tener en su Spark-Renault, y el alemán Nick Heidfeld. Este último consiguió superar al español en la primera vuelta, pegándose a continuación muy de cerca a la estela de Buemi, hasta que en la vuelta 14, un Di Grassi que venía lanzado lo superó en un adelantamiento magistral.

La anchura del circuito que se ha diseñado para el ePrix de Buenos Aires permitía que los pilotos pudieran arriesgar algo más en las frenadas, ya que había cierto margen de error, antes de encontrarse con los límites de la pista.

Todo comenzaba a transcurrir relativamente tranquilo y los equipos preparaban las estrategias para realizar al cambio de monoplaza, cuando en la vuelta 16 Karun Chandhok rompía su suspensión trasera justo cuando tomaba la chicane y tras golpear en el muro, su monoplaza quedaba en mitad de la pista. Esto provocó la salida del coche de seguridad y que todos los equipos tuvieran que reconsiderar su estrategia, realizando el cambio de coche en estas vueltas.

Tras este ePrix, en la lista de mejoras, y dejando claro que la seguridad es lo primero y fundamental, deberá figurar la optimización del tiempo de retirada de los vehículos accidentados, ya que parece excesivo que un accidente, sin ser grave ni especialmente aparatoso, ocurrido en la vuelta 16 neutralice la carrera hasta la 23, máxime cuando la prueba está prevista a un total de 35. El porcentaje de la carrera en la que no se pudo competir es elevadísimo.

Antonio Felix da Costa, que había partido desde la octava posición se colocó cuarto una vez efectuado el cambio de monoplaza, tras Buemi, Di Grassi y Heidfeld. Reanudada la carrera, tras la extensa participación del coche de seguridad, Buemi negoció mal la misma chicane donde había tenido el accidente Chandhok, destrozando su monoplaza y dando por finalizada su participación en el ePrix de Buenos Aires. Tres vueltas después, y en el mismo punto, sería Lucas Di Grassi quien también tendría una rotura de su suspensión delantera, a diferencia de Chandhok, que le hizo golpear el muro, teniendo que abandonar la carrera y dejando vía libre para Heidfeld, que pasaba a liderar la prueba con cierta comodidad, seguido de da Costa.

Todo cambió cuando Heidfeld recibió la notificación de que había sido sancionado con un drive through al exceder la velocidad permitida en el pit lane, que conllevaría irremediablemente ceder la cabeza de carrera al piloto de Amlin Aguri, Antonio Felix da Costa, que acabaría llevándose la victoria.

Donde sí se estaba produciendo una lucha encarnizada era justo por detrás, donde cinco pilotos peleaban por alcanzar el podio, Alguersuari, Vergne, Prost, Piquet y Abt, y nos brindaron unas últimas vueltas grandiosas. Anteriormente, también estuvo en posiciones adelantatas, Sam Bird, pero al ser sancionado por no respetar el semáforo en rojo del pit lane, perdió todas sus opciones.

Vergne, Alguersuari, Prost y Abt luchan por el podio

Vergne, Alguersuari, Prost y Abt luchan por el podio

En este grupo se vivieron momentos muy emocionantes, como por ejemplo cuando en la penúltima vuelta, se pusieron casi en paralelo Vergne, Alguersuari, Prost y Abt, acabando este último fuera de combate al golpear a Alguersuari en la apurada de frenada. Alguersuari ya tuvo otro toque anteriormente al ser embestido por Vergne, aunque en ese caso, ambos pudieron proseguir y acabar la carrera. Finalmente, de la pugna en este grupo, que tras la sanción de Heidfeld, pasó a pelear por dos cajones de podio, salieron victoriosos Prost y Piquet, que acabaron segundo y tercero respectivamente, pese a partir desde la séptima y novena posición.

En definitiva, un ePrix muy emocionante, como viene siendo la tónica habitual de temporada inaugural de la Formula E, en el que aún no ha repetido ningún ganador en las cuatro pruebas disputadas, y dónde se ha vuelto a ver cómo pilotos que salen desde posiciones retrasadas son capaces de llegar a subir al cajón.

Tras el ePrix de Buenos Aires, la próxima prueba de la Fórmula E tendrá lugar en Miami, el 14 de marzo, y desde aquí, como no podía ser de otra manera, os lo contaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *