Constructores. El siguiente paso de la Fórmula E.

El pasado día 31 de octubre finalizó el plazo establecido por la FIA a los constructores interesados para presentar sus solicitudes de participación en los campeonatos de Fórmula E de los años 2015, 2016 y 2017. En principio también está previsto que se abran nuevos periodos de inscripción en octubre de 2015 para las temporadas 2016 y 2017, y en octubre de 2016 para la temporada 2017.

Este sería el primer paso para que la Fórmula E obtuviese por parte de la FIA la calificación de Campeonato del Mundo, ya que en palabras de Alejandro Agag, sería un requisito fundamental contar con al menos cuatro constructores.

Durante el presente mes de noviembre la FIA celebrará reuniones con las constructoras interesadas, fijándose el 15 de diciembre como el límite para confirmar la inscripción.

La FIA ya ha advertido que en estos años habrá “cambios tecnológicos significativos”

La FIA ya ha advertido que en estos años habrá “cambios tecnológicos significativos”, cambios que los constructores tendrán que adaptar obligatoriamente a sus monoplazas. El principal inconveniente de ese pronunciamiento es su poca concreción, ya que puede dar cierta inseguridad a los constructores interesados. Por ello, la FIA prevé integrar a los constructores, cuya solicitud sea finalmente confirmada, en el grupo de trabajo que desarrolle el reglamento técnico de 2015, del que adjunta una pequeña hoja de ruta a modo de propuesta inicial, aunque se nos antoja una medida algo insuficiente, al menos, por un par de motivos.

El primero es que de este modo los constructores se presentan, en cierta manera, a ciegas, ya que se incorporarán al grupo de trabajo una vez su inscripción esté confirmada. También es importante indicar que el simple hecho de presentar la solicitud ante la FIA lleva aparejada una cuota, no reembolsable, de 30.000€.

En segundo lugar, por el calendario resultante. El plazo para suministrar los nuevos monoplazas adaptados a la reglamentación técnica que se apruebe vence el 1 de junio de 2015, por lo que en poco más de cinco meses se debería desarrollar el reglamento técnico para 2015, diseñar el vehículo adaptado a dichos cambios, fabricarlo, y comenzar a distribuirlo.

Technical Roadmap

Hoja de ruta propuesta por la FIA para las próximas temporadas

Estas circunstancias, junto a lo que se desprende de la hoja de ruta facilitada, nos hacen suponer que para el primer año estos “cambios tecnológicamente significativos” no los habrán de ser tanto, marcándose una línea a seguir para los años siguientes, en los que sí se prevé una mayor evolución.

La FIA establece también entre sus requisitos que los constructores aceptados deberán asumir el compromiso de suministrar vehículos hasta a un máximo de tres equipos, esto es, 12 monoplazas en total, al precio que hayan propuesto en su solicitud, no pudiendo exceder la unidad los 400.000€ antes de impuestos.

Por último, destacamos otro requisito de gran relevancia que introduce la FIA, y es el hecho de que para participar como constructor en el Campeonato de Fórmula E, hay que ser fabricante de coches, y en caso de no serlo, deberá asociarse con uno. Con esta medida la FIA pretende que grandes nombres de la industria automovilística se sientan atraídos hacia la Fórmula E, y que además el conocimiento y desarrollo tecnológico que adquieran fruto de la competición sea más rápidamente transferido a los vehículos de serie.

Foto: creative commons licensed (BY-NC-ND) flickr photo by allyhook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *